Lun. – Vier. 10 a 18 h / Sab. 10 a 14 h.
Teléfono 639 188 782

Con gran frecuencia recibo consultas sobre la idoniedad de realizar una liposucción o una abdominoplastia, fundamentalmente en las proximidades del verano. Lo primero que es necesario saber es que se trata de dos intervenciones totalmente diferentes, pero al mismo tiempo muy vinculadas al tratamiento quirúrgico del abdomen y el tronco.

¿Cuándo realizamos una liposucción?, su indicación fundamental se encuentra en mujeres que no han tenido embarazos o en los hombres, en ambos casos la grasa localizada alrededor del abdomen y los flancos, esta relacionada básicamente al incremento en la ingesta de calorías o en la falta de actividad física, hay que tener en cuenta también la genética de cada individuo.

La presencia de una musculatura abdominal fuerte o al menos integra, combinada con la grasa acumulada en zonas específicas, hacen valedera la indicación de una liposucción, está técnica no es un tratamiento adelgazante y tiene con objetivo básico la eliminación de grasa localizada y de difícil eliminación por dietas o ejercicio.

Cuando esta grasa localizada está acompañada de una flaccidez de la pared muscular del abdomen, en ese caso ya estaría indicada una abdominoplastia, el objetivo de esta cirugía es eliminar la piel y la grasa sobrante del abdomen así como reconstruir la firmeza de la pared muscular, está indicado en las pacientes que han soportado un embarazo o en pacientes tanto hombres como mujeres que han padecido de una obesidad mórbida o han sido sometidos a cirugía baríatrica con resultado de una pérdida rápida de volumen y peso.

Mientras que la liposucción se realiza de forma ambulatoria y generalmente con anestesia local y sedación, la abdominoplastia es una cirugía mas compleja por lo que requiere de anestesia general o epidural, precisa ingreso al menos 24 horas y la recuperación es mucho mas prolongada en el tiempo.

Hay pacientes que se encuentran en una frontera en cuanto a la indicación de una u otra técnica, son pacientes que pueden quedar satisfechos con cualquiera que sea la cirugía indicada, generalmente son mujeres que no han tenido embarazos o aún habiéndolos tenido han recuperado rápidamente el tono muscular del abdomen, también en hombres mas o menos jóvenes cuyo incremento de peso corporal rozan la obesidad pero sin superar ciertos límites y que han tenido una pérdida de peso lenta y progresiva acompañada de ejercicio físico.

Por otra parte cuando está indicada una abdominoplastia, en un grave error sustituir la indicación por una liposucción ya que el resultado nunca será satisfactorio.